28/03/201705:00:31

Villahermosa merece un debate para eliminar muro de Conagua

Ricardo Diaz Leal Apreciaciones

Apreciaciones

28/03/201705:00:31

Han sido ya diversos foros en que a pregunta expresa con técnicos de probada experiencia acerca de la obligada permanencia del muro en malecón del Cenma y Gaviotas, opinan sobre la factibilidad de su recorte o remoción. Algunos incluso comentan que cuando se decidió su edificación para amurallar la ciudad, esto era ya una medida innecesaria a la luz del proyecto de escotaduras entonces ya en inicio y ciertamente dichas obras han probado sobradamente su efectividad en desviar aguas excedentes del Grijalva a tierras más bajas sin elevar más el nivel del rio frente a los malecones urbanos.

Lamentablemente en aquellos años al igual que ahora a nadie parece preocuparle semejante pared de concreto con tan lamentable secuestro visual del malecón Grijalva, pareciera que a nadie le importa. Hoy que se lleva a cabo un estudio por parte del Instituto de Ingeniería de la UNAM para determinar el posible daño que el piloteo y edificación del Cenma causa al barrote opuesto del rio y que podrá ser causal técnica para recortar o eliminar completa dicha instalación, bien pudiera ser la oportunidad de poner el tema en la mesa para un verdadero debate de altura con opiniones de
todos los técnicos y ciudadanos que podemos estar en contra
de esa pared.

Conagua ha sido muy puntual al afirmar la intocabilidad del muro como un dogma incuestionable de fe, como incuestionable debió ser entonces, sin duda, la construcción del Cenma que no obstante se hizo. Hoy sin embargo, más allá de un debate estéril, lo deseable es verter opiniones de como SÍ es posible el rescate de nuestros malecones. Lo cierto es que a la luz de las varias escotaduras de cien metros de sección cada una, su operatividad está más que probada, sumado a ello, el propio muro que por razones constructivas no es en sí mismo una pieza continua sino una pieza partida cada cuanto, ha observado importantes filtraciones por debajo de sus zapatas al interior de la ciudad y en su caso han hablado de reforzarlo con costalera en el eventual caso de otra posible inundación.
Por ello, a varios años de su construcción y especialmente en puntos como el malecón Carlos A Madrazo en que en ambas aceras el muro observa una gran altura que sobrepasa el 1.5 metros que nos llevaría a desconfiar de su efectividad, obligando su reforzamiento en caso necesario, ¿luego entonces porque no buscar una opción alternativa?
La propuesta no trata del retiro de TODO el muro que circunda en diversas partes la ciudad ya que son pocos los puntos donde tiene una altura mayor como el caso que nos ocupa. Aquí se plantea recortar el muro del Grijalva en ambas aceras de av. Mendez al Cicom como una posible primera etapa que permita un andador familiar y turístico continuado de la banqueta a los límites del agua incorporando todos los espacios culturales del Cicom hoy en remodelación que darían vida y esparcimiento al rescatado malecón junto con las áreas remodeladas del Centro de la ciudad. Todo ello con un buen plan de actividades sociales e inversiones privadas asegurarían el rescate exitoso de una gran área que hoy es zona roja afectada por el abandono, los migrantes y la delincuencia.
Para quienes opinan del riesgo de desproteger el malecón con el muro recortado, la solución técnica en una posible crisis de inundación es el montaje de gaviones que toma un día su instalación y sustituye a la costalera con mayor eficiencia y menos invasivo con su respectivo retiro al término de la contingencia pero que a cambio nos devuelve un malecón usable siempre. Opciones así las implementan en ciudades europeas a manera de protección efectiva y solo mientras son requeridas.
Ya fueron muchos años de muro, ojalá se genere el debate que obliga el caso en favor de la ciudad, sus ciudadanos y el orgullo de pertenencia.