31/05/201705:00:17

¡Vale el millón!

31/05/201705:00:17

Evaristo Hernández Cruz cuando aquel 28 de agosto de 2016 presentó en acto público a su estructura de apoyo al virtual candidato presidencial por Morena, el paisano Andrés Manuel López Obrador, se comprometió a sumar todos los esfuerzos para lograr 1 millón de votos y ganar en Tabasco para que sumado a nivel nacional obtener un triunfo electoral. Los detractores de ambos mostraron escepticismo. Pero no, todo apunta a que sí es posible lograr semejante cifra.

En su tierra y agua tabasqueña, cuando menos dos de cada tres paisanos estaría decidido desde ahora a votar por López Obrador el uno de julio de 2018, cuando tendrá lugar la jornada electoral, y boleta en mano en la secrecía de la mampara trazar el crayón en un pro esperanzador de que éste sí les rescatará del rezago en el cual desde antaño permanecen el estado y la región.

La suma de sufragios del seguro candidato presidencial por Morena en las estadística del Instituto Nacional Electoral muestran un crecimiento consistente cuando como abanderado por las izquierdas coaligadas en 2006 obtuvo 507 mil 576, el 56.76 por ciento, frente a un viejo conocido, el priista Roberto Madrazo Pintado quien logó 340 mil 357 sufragios mientras el panista Felipe Calderón sumó 31 mil 685; en total en esta entidad ejercieron su derecho político 894 mil 116.
Para los comicios 2012 en su segunda participación en la presidencial el ‘Peje’ logró aumentar aquí sus cédulas de apoyo a 646 mil 681 frente a los 346 mil 383 de Enrique Peña Nieto y los 65 mil 018 de la panista Josefina Vázquez Mota. Con relación a la lista nominal de 1 millón 530 mil 142 electores logró el 42.26 por ciento, pero respecto de 1 millón 90 mil 582 votantes obtuvo el 59.29 por ciento.
Ahora bien, en la consideración de tener un listado nominal de 1 millón 644 mil 282 electores tabasqueños al 19 de mayo le bastaría que un 61 por ciento de esos portadores de credencial para votar lo hiciese por el paisano para superar ese millón de votos para el candidato presidencial ahora por Morena.
Lograr superar la meta, sin embargo, le exige al partido político y a sus candidatos a gobernador, alcaldes y diputados, tener que conjuntar a su militancia y simpatizantes en las las 1 mil 128 secciones electorales en las que, como unidad mínima integran a la geografía electoral, deben por asignatura convencer y acrecentar más voluntades.
También están obligados a hacer lo suyo quienes como personalidades notables de la política, la sociedad y clase empresarial que aquel 19 de febrero firmaron el pacto que les comprometió a destinar su tiempo para promover las bondades del proyecto de nación de López Obrador.
Aún más, entre los militantes de los partidos políticos adversarios como el PRD, PVEM, PRI, Acción Nacional, además del PT y Movimiento Ciudadano están dispuestos a sumarse a la cruzada y sufragar en su favor sin tener que renunciar a su membrecía.
Incluso hay liderazgos y consejeros estatales en la oposición como en el PRI reconocen el vendaval que se les viene en el entendido que la gobernanza presidencial de Enrique Peña Nieto y sus múltiples crisis acarreadas nada le favorecen a sus expectativas de sumar en una batalla perdida por revalidar la primera magistratura del país, ante una sociedad sumida en el hartazgo de no verse representado en sus intereses de un mejor porvenir.
La militancia y simpatizantes que cada instituto político considerada como su voto duro en las circunstancias y tiempos actuales ya no son más una garantía de fidelidad para tomarle como seguro. Ni siquiera para el perredismo que en voz de su presidente Candelario Pérez Alvarado presume de tener alrededor de 400 mil solicitudes de afiliación.
Pero el dirigente del perredismo tabasqueño su discurso resulta contrastante cuando más de una vez imploró una coalición con Morena para verse beneficiado del factor Andrés Manuel, que cada vez fortalece su músculo en Tabasco y también a nivel nacional, a la inversa del sol azteca que tiende a ser flaco el suyo.

Bitácora
En el PRI y PRD le apuestan a un voto diferenciado que está por verse, reconocen que con Andrés Manuel López Obrador en la boleta para Presidente de la República por Morena nada tiene que hacer, pero le apuestan a que la suerte les sonreirá en la elección local para gobernador, alcaldías y legisladores. Olvidan que las victorias no se dan por suerte, dependen de los compromisos y el perfil de candidato, que es quien tiene ahora el peso específico.