12/10/201706:00:20

Piso parejo

Daniel Castro Jiménez Artículo

Artículo

12/10/201706:00:20

Hay ocasiones en que un café, de los buenos, debe degustarse en medio de dos puntos de vista diametralmente opuestos y que en determinado momento coinciden en tratar de explicar la coyuntura que habita en este trópico de pasiones partidistas, a escaso tramo de la elección del 2018.
Una de ellas es la de la incansable promotora del empoderamiento de la mujer, Katia Ornelas Gil.

A ocasión de las lecturas entre uno y otro bando sobre proyectos políticos específicos, explica Ornelas Gil su lectura del porqué el tricolor ha dejado gobernar a Arturo Núñez Jiménez en estos cinco años con una pregunta sencilla: ¿Cuántos plantones ha encabezado el PRI en estos cinco años?

El principio de gobernabilidad es la respuesta, esta relación compleja entre Estado y sociedad permite mantener un equilibrio político que no debe confundirse con gobernanza.
Núñez no llegó con problema de legitimidad al poder; pero en su proceso de adaptación en la gestión pública, después del desastroso último tramo del gobierno anterior, se requería equilibrio institucional para formular políticas públicas y ponerlas en práctica.
Ahí es donde radica el mal concepto que se la ha dado a un “pacto político” en Tabasco.
Para algunos despistados la posibilidad de que el Gobernador pacte un acuerdo con el PRI, para que éste gane o pierda, es casi un compromiso sentimental.
Craso error. Las condiciones para que el PRI compita y le permita organizarse para dar la pelea, sí lo es.

Ejemplos muy sencillos son el no vetar de parte del mandatario los relevos de las principales delegaciones en Tabasco, a favor de los bandos que compiten en el tricolor, mecanismo de control de poder que es añejo en los recovecos de la política nacional.

Las expresiones inclusive de respeto tanto de Georgina Trujillo como de Benito Neme (como punteros de enfrente), que no descalifican el sexenio de Núñez Jiménez, también es parte de esa lectura.
Este “piso parejo” se aplica inclusive en el PRD, con las condiciones políticas para que los participantes internos en el Sol Azteca no reclamen cargadas institucionales.
Núñez no ha vetado a ninguno de los que levantaron la mano en su partido para participar en la sucesión gubernamental.
Ha tendido condiciones para que Juan Manuel Fócil, Gerardo Gaudiano, Fernando Mayans, Pedro Jiménez León, Óscar Cantón y José Antonio de la Vega desplieguen esfuerzos para generar posicionamiento electoral, que es a final de cuentas lo que define una elección.
A Morena aplica tolerancia y cuando se amerita respuestas con quien debe aclarar paradas por el rango y nivel de expresiones: Andrés Manuel López Obrador.
Sin que esto signifique que PRI, PRD o Morena pequen de ingenuos y se manifiesten estrategias –también de control del poder- adicionales al proceso electoral que se avecina, el pacto se lee como las condiciones de competencia electoral en igualdad de circunstancias; es decir, sin posibilidad de reclamo por cerrar el paso a proyectos y reconocer en el camino al que gane, en un proceso electoral que se prevé complejo, no tanto por la lucha política, sino por las condiciones económicas y sociales con la que llega el 2018.
Algo así como: “el que ganó, ganó y el que perdió, perdió”, pero en versión perredista.

KYBALIÓN.-
El destacado catedrático universitario Nicolás Haddad López fue galardonado ayer con el Premio al Mérito Sindical Universitario 2017 por parte del Sindicato de Profesores e Investigadores de la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco (UJAT).
La calidad de este cuadro curtido en las lides sociales y de historia política -además de ser uno de los constitucionalistas más destacados en el Sureste del país- honra a quienes tenemos la fortuna de estrechar su mano y considerarnos su amigo.
Vaya pues un saludo a este animal político que ha destacado también en las lides sindicales.