Si no fuera por TLCAN, la nota de México sería estable, dice Moody’s

El Universal
29/04/201701:00:48

De no tenerse un escenario de renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) se hubiera estabilizado la perspectiva negativa sobre la nota crediticia de México, dijo Jaime Reusche, analista soberano para México de Moody’s. Explicó que la calificación de México, A3 con perspectiva negativa, se hubiera revertido a estable aunque la […]

De no tenerse un escenario de renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) se hubiera estabilizado la perspectiva negativa sobre la nota crediticia de México, dijo Jaime Reusche, analista soberano para México de Moody’s.

Explicó que la calificación de México, A3 con perspectiva negativa, se hubiera revertido a estable aunque la agencia hubiera esperado a que el proceso de consolidación fiscal en el país no se revirtiera.

“De no haberse dado la renegociación del TLCAN y el cambio en las políticas comerciales de Estados Unidos habría una mayor probabilidad de que se hubiese confirmado la calificación en A3 y se hubiese estabilizado la perspectiva”, expuso Reusche.

Moody’s resaltó que el choque externo que representa la renegociación del TLCAN hace que se mantenga la calificación porque no se ha materializado ningún impacto de este proceso en los posibles cambios del tratado.

“Esta es la dinámica de mantener la calificación en A3 con perspectiva negativa y aludir a estos riesgos de que las cosas pueden no llegar a buen puerto”, resaltó el analista.

Reusche dijo que el anuncio por parte de Moody’s de mantener la calificación y perspectiva crediticia de México se debió al progreso de las autoridades en consolidar las cuentas fiscales pese a un débil desempeño económico.

A la par, destacó los avances que se han tenido en la mejora en las finanzas de Pemex, con lo cual la agencia descartó que la petrolera tenga que recibir apoyo financiero por parte del gobierno en 2017 y 2018.

Sobre el tema, la analista de Pemex de Moody’s, Nymia Almeida, dijo que hay una tendencia de mayor control sobre las operaciones y el flujo operativo de la petrolera. No obstante, la empresa aún enfrenta retos ante su elevado nivel de deuda, niveles de producción y elevada carga petrolera.

Para Moody’s, los principales riesgos que puede enfrentar México hacia los próximos meses se mantienen en que las políticas económicas de Estados Unidos afecten el progreso de consolidación fiscal y se prolongue la renegociación del TLCAN.