Colombia logró el más grande decomiso de cocaína de su historia

El Universal
09/11/201701:00:10

Colombia registró este miércoles el mayor decomiso de droga en su historia con la incautación de 12 toneladas de cocaína al “Clan del Golfo”, uno de los más importantes proveedores de estupefacientes de los cárteles mexicanos del narcotráfico internacional, que habría alcanzado un valor de 350 millones de dólares en las calles de Nueva York, […]

Colombia registró este miércoles el mayor decomiso de droga en su historia con la incautación de 12 toneladas de cocaína al “Clan del Golfo”, uno de los más importantes proveedores de estupefacientes de los cárteles mexicanos del narcotráfico internacional, que habría alcanzado un valor de 350 millones de dólares en las calles de Nueva York, anunciaron fuentes gubernamentales colombianas.

El cargamento de cocaína “de alta pureza” fue confiscado por la Fuerza Pública de Colombia, integrada por militares y policías, en el despliegue de una denominada “Operación Agamenón II” en tres municipios de la región de Urabá del noroccidental departamento de Antioquia, informó el ministro de Defensa Nacional de Colombia, Luis Carlos Villegas. La confiscación se realizó en un sector aledaño al área limítrofe con Panamá.

“La Operación Agamenón, en dónde está toda nuestra Fuerza Pública coordinada, dio con el cargamento de cocaína más grande de nuestra historia. Son más de 12 toneladas de cocaína pura que iban con destino al mercado internacional”, explicó Villegas, en un reporte enviado esta noche por el Ministerio de Defensa Nacional a EL UNIVERSAL.

“En Nueva York esa es una droga que puede estar en el orden de los 350 millones de dólares”, calculó Villegas.

El valor de las 12 toneladas colocadas en la frontera de Colombia con Panamá “puede estar en los 25 millones de dólares. Es decir, estamos hablando de que el Clan del Golfo, que es el supuesto propietario de este cargamento, está con menos 75 mil millones de pesos” colombianos, añadió. El tipo de cambio a este miércoles se ubicó en 3 mil 26.94 pesos por dólar.

Las autoridades policiales, militares, de inteligencia y de operaciones de la Fuerza Pública, con la cooperación internacional “han dado uno de los golpes más contundentes al narcotráfico en nuestra historia”, insistió.

“Se requirió de una fuerza de varios centenares de hombres que, después de recibir la información de inteligencia, hicieron, a través de asalto aéreo, desplazamiento nocturno, toda una operación muy impresionante por su tamaño y su precisión, en tres sitios donde estaba la droga en zona rural de tres municipios de Urabá”, contó.

Fue un “contundente golpe”, recalcó, sin reportar sobre detenidos.

En un recuento que ofreció el 24 de octubre pasado, informó que 337 toneladas de cocaína fueron decomisadas de enero a esa fecha.

Erradicación. El azote al Clan del Golfo coincidió con que la Fuerza Pública alcanzó este miércoles el 88% de las 50 mil hectáreas de cultivos de hojas de coca que deben ser erradicadas forzosamente como meta de 2017 del gobierno del presidente colombiano, Juan Manuel Santos, reportó el ministro.

“Se suma esta importante incautación el hecho de haber alcanzado hoy (miércoles) también la hectárea número 44 mil en erradicación forzosa, con un repaso de resiembra y de errores en las erradicaciones iniciales de aproximadamente de 3 mil hectáreas que ya han sido repasadas por la Fuerza Pública”, subrayó.

Colombia inició 2017 con una cifra sin precedentes de más de 200 mil hectáreas de cultivos de hoja de coca y prevé que en este año se registre una producción de más de 2 mil 400 toneladas de cocaína.

De acuerdo con cifras oficiales, las políticas de erradicación redujeron la extensión de los cultivos de hoja de coca en Colombia de unas 180 mil hectáreas en 2000 a 90 mil en 2002 y a 40 mil en 2010, pero a partir de 2014 se suspendieron las fumigaciones aéreas y hubo un repunte para llegar a casi 200 mil en 2016.

El gobierno colombiano tiene la meta en 2017 de erradicar 100 mil hectáreas de hoja de coca con dos vías: por un lado, y con la ejecución del acuerdo de paz que firmó en noviembre de 2016 con las ahora ex guerrilleras y comunistas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), sustituir 50 mil hectáreas en 40 municipios y, por otro, eliminar otras 50 mil hectáreas con el trabajo de las fuerzas policiales y militares colombianas.

La administración Santos advirtió a mediados de marzo pasado a la comunidad internacional que el proceso de paz será insostenible mientras haya cerca de 200 mil hectáreas sembradas de hoja de coca, materia prima esencial para producir cocaína que abastece los gigantescos mercados de consumo en Estados Unidos y en una actividad de cultivos ilícitos a la que se dedican unas 82 mil familias de ese país sudamericano.

Bajo este escenario, Colombia prevé otro aumento consecutivo de la producción de cocaína, con unas 2 mil 400 toneladas en 2017 frente a mil 700 en 2016 y mil 200 en 2015. Los cárteles mexicanos del narcotráfico internacional son los principales clientes compradores de la droga a las mafias colombianas.

Promesa. El pacto de paz suscrito en noviembre de 2016 por el gobierno y las FARC, que está en ejecución, fue negociado por ambos bando desde finales de 2012 en Cuba y puso fin a una guerra que se prolongó por más de 52 años, estableció una serie de pasos para la sustitución de cultivos ilícitos.

Las FARC, que a finales de agosto de este año se convirtieron en partido político, tienen a su cúpula en la lista del Departamento del Tesoro de EU de narcotraficantes extranjeros importantes, pero se comprometieron en el pacto de paz a romper todo nexo con la narcoactividad, aunque siempre negaron tener vínculos con esa operación criminal.

Villegas alertó a inicios de marzo de este año a EU que el éxito en la lucha contra el narcotráfico internacional depende de que disminuya el consumo de drogas en los gigantescos mercados estadounidenses, para que Colombia pueda combatir “la oferta” de contrabandos de sustancias ilícitas del sur al norte de América.

(Visited 11 times, 1 visits today)