Se divorcia, despiden y dan por muerto: la peor semana de Scaramucci

El Universal
02/08/201701:00:46

“Pobre Anthony Scaramucci”. Así comienza la nota de “The Washington Post…” y no podría empezar mejor. Sacaramucci duró apenas 10 días como director de comunicaciones de la Casa Blanca. Tomó el puesto el 21 de julio y fue despedido por órdenes de su jefe, el presidente Donald Trump, el lunes 31. Tres días antes de […]

“Pobre Anthony Scaramucci”. Así comienza la nota de “The Washington Post…” y no podría empezar mejor.

Sacaramucci duró apenas 10 días como director de comunicaciones de la Casa Blanca. Tomó el puesto el 21 de julio y fue despedido por órdenes de su jefe, el presidente Donald Trump, el lunes 31.

Tres días antes de su cese, el “New York Post” informó que su esposa, Deirdre Ball, de 38 años, le había pedido el divorcio a Scaramucci, de 53, después de dos hijos y tres años de matrimonio.

Pero la cosa no paró ahí. Además de su despido y separación, Scaramucci fue dado por muerto. El más reciente directorio de ex alumnos de la escuela de derecho de Harvard, universidad de la que Scaramucci se graduó en 1989, muestra al ex jefe de comunicaciones de la Casa Blanca con un asterisco, que refiere a una nota en la que se afirma que murió después de la difusión de la edición anterior del directorio, que se distribuyó en 2011.

Hasta el momento, de acuerdo con la nota del Post, no está claro si se trató de una broma pesada o simplemente de un error tipográfico de los encargados de elaborar el documento.

“Lamentablemente, hay un error en el directorio de la Escuela de Derecho de Harvard en el nombre de Anthony Scaramucci”, informó la portavoz de la universidad al diario a través de un correo electrónico. “Ofrecemos nuestras más sinceras disculpas al Sr. Scaramucci. El error se corregirá en ediciones posteriores”, agregó el mensaje.

Scaramucci se suma así a una larga lista ya de malogrados y fugaces colaboradores de Trump:

Michael Flynn dejó su cargo tan sólo 24 días después de designado en el importante puesto de asesor de Seguridad del presidente.

Mike Dubke dimitió en mayo como director de comunicaciones, en medio de la polémica desatada por el “Rusiagate”.

Walter Shaub dejó su cargo como director de Ética Gubernamental a principios de julio, tras criticar los intereses comerciales de Trump.

Sean Spicer dejó el cargo de secretario de Prensa de la Casa Blanca, en protesta por el nombramiento de Scaramucci.

Otros despedidos fueron Sally Yates, quien fuera fiscal general, y Daniel Ragsdale, quien fue director de la agencia estadounidense de Control de Inmigración y Aduanas.

A todos ellos se sumó James Comey, despedido apenas en mayo de su puesto como director del FBI.

Pero nadie parece tener peor suerte que Scaramucci en los últimos días.