El campo vuelve a ser fuente de riqueza y empleo

Manuel Torres
15/11/201701:00:58

Establecimiento de 50 mil hectáreas de plantaciones forestales comerciales y otras 20 mil de palma de aceite, sitúan a Tabasco en primer y segundo lugar nacional, respectivamente

Si bien la magnitud de la debacle petrolera no ha sido superada, Tabasco registra avances relevantes en la diversificación de su estructura productiva y, en especial, el campo se ha convertido en generador de buenas noticias.
El establecimiento de más de 50 mil hectáreas de plantaciones forestales comerciales (25 mil 723 de ellas logradas en este quinquenio) coloca a la entidad en el primer lugar nacional en este rubro, en tanto que el desarrollo de otras 20 mil hectáreas de palma de aceite la sitúan en el segundo lugar en el país.
De 2013 a la fecha, en Tabasco se ha plantado a un ritmo anual de 5 mil 144 hectáreas de plantaciones forestales comerciales, lo que representa un incremento de 227 por ciento con respecto a 2012; es decir, se ha hecho mucho más que los últimos dos sexenios.
Estos resultados, contenidos en el Quinto Informe de Gobierno, confirman el cumplimiento del compromiso de impulsar la recuperación del campo tabasqueño, para convertirlo nuevamente en una fuente de bienestar, riqueza y empleo en beneficio de las familias del sector primario.
El documento plasma signos evidentes de reposicionamiento en actividades ligadas al cacao, plátano, la agroindustria y la ganadería, y destaca cómo la iniciativa privada ha logrado abrir canales de comercialización para varios productos.
Reporta también que se lograron introducir 105 toneladas de pepino persa y europeo al mercado de Estados Unidos, al mismo tiempo que se comercializa cada año 300 mil toneladas de plátano en Michoacán, Chiapas, Veracruz y Colima.
La dinámica de desplazamiento de este producto ha originado que los plataneros de Teapa, con el apoyo del Gobierno del Estado, desarrollen un ambicioso proyecto de inversión de 200 millones de pesos con el propósito de lograr su industrialización.
La construcción de invernaderos hidropónicos y orgánicos está rindiendo frutos a corto plazo, y como ejemplo el caso de Macuspana, donde con una inversión de 47 millones de pesos, durante septiembre se levantó la primera cosecha de tomate grape y cherry, en un área de 4.2 hectáreas.