AMPI: Reforma Energética detonará mercado inmobiliario

Luis E Mendez
12/10/201701:00:20

Elecciones del próximo año, podrían sumarse a las afectaciones que el mercado inmobiliario presenta por una fuerte combinación de política internacional, desastres naturales y la caída de los precios del petróleo: Rosa Beatriz Gamboa Lago, presidenta nacional de la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarias (AMPI)

La situación económica y del mercado inmobiliario de México y de Tabasco se ha visto afectada por una fuerte combinación de política internacional, desastres naturales y la caída de los precios del petróleo, a lo que se sumarán las elecciones del próximo año; indicó Rosa Beatriz Gamboa Lago, presidenta nacional de la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarias (AMPI).
Sin embargo confió en que la Reforma Energética ayudará en el corto plazo a revertir la problemática, acentuada principalmente en estados petroleros como Tabasco.
En rueda de prensa, en la que anunció el Congreso Nacional de la AMPI que será realizado en Villahermosa del 18 y 21 de octubre próximo, Gamboa Lago insistió en que a pesar de esos factores se vislumbra un “buen futuro” para Tabasco y para el país debido a la Reforma Energética.
“Pero es necesario esperar un tiempo (para ver los efectos)”, dijo.
La contracción del mercado –puntualizó- se focaliza más en Tabasco, precisamente por su dependencia petrolera; pero insistió en que la Reforma Energética va a detonar el mercado inmobiliario.
“Ya están las rondas, las empresas empezarán a colocar, porque a pesar de la situación la gente sigue confiando en el valor de los ladrillos; en el tema patrimonial la gente sigue invirtiendo en bienes raíces”, argumentó. En un “corto tiempo –sostuvo- esto se tiene que reactivar porque las Reformas Energéticas vinieron para mejorar la situación de México y desde luego la de esta entidad que es netamente petrolera”.
Esa recuperación –externó- es viable, sobre todo porque parte de la problemática no es generada en el país o el Estado, sino que son externas o globales como justamente la caída de los precios internacionales del petróleo, el cambio de presidente de Estados Unidos y la paridad cambiaria de inicios de año. “Pero a esto también hay que sumarle los fenómenos (naturales) que han sucedido, tanto sismos como ciclones”, añadió. Esos factores –reiteró- representan una “combinación fuerte”.
Adicionalmente reconoció que incluso la AMPI desconoce qué impacto tendrá la renegociación del Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos y Canadá, sobre todo porque la industria de la construcción y de la vivienda se ubican en un segundo o tercer sitio en las prioridades de las negociaciones entre esas naciones.