30 mil Catrinas desfilarán en la CDMX

Agencias
10/10/201718:13:28

Cabe destacar que además de la marcha de las catrinas, ese día habrán grupos de circenses, marionetas y una serie de talleres infantiles para que los niños hereden nuestras raíces.

Para rendirle un homenaje a las calaveras más importantes de este país y para festejar a la muerte como se debe, se ha organizado el 22 de octubre una mega procesión en la que se espera la asistencia de por lo menos 30 mil personas disfrazadas de Catrinas que ese día caminarán orgullosas del Ángel de la Independencia a Bellas Artes.

Este desfile fue organizado por Mega Body Paint México, una iniciativa que durante un mes convocó a los capitalinos a participar en el desfile y que el día del evento pretende juntar a por lo menos 200 maquillistas profesionales que con sus pinceles y sus pinturas darán a la vida el legado que dejó José Guadalupe Posada.

Cabe destacar que además de la marcha de las catrinas, ese día habrán grupos de circenses, marionetas y una serie de talleres infantiles para que los niños hereden nuestras raíces.

La mega procesión de catrinas será una verdadera fiesta para celebrar juntos el regreso de nuestros muertos a la vida, aunque sea un solo día.

Las catrinas fueron creadas a principios del siglo XX por José Guadalupe Posada, un sofisticado artista plástico (experto en litografía y grabados) que creó para la columna semanal de un periódico la “la Calavera Garbancera”, un personaje dedicado a burlarse de las personas de origen indígena que se sentían europeas.

A raíz de esto, Posada inventó un universo absurdo y crítico protagonizado por una serie de calaveras vestidas con sombreros pomposos que vivían inmersas en la dictadura de Porfirio Díaz. Esqueletos elegantes tomando pulque y montados a caballo para retratar a la miseria y los errores políticos o en fiestas de burgueses para criticar las excentricidades de los ricos.

Aunque la esencia y la forma de esta caricatura pertenece a Posada, el topónimo de “la Catrina” se lo puso Diego Rivera. Fue el pintor quien además la pintó por primera vez vestida dentro un mural llamado: Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central (que actualmente se encuentra en la exhibición permanente del Museo Mural Diego Rivera).  Esta pintura le dio a la calaca el estilo y el nombre ahora conocido por todos.

Gracias a la contribución de Rivera las catrinas trascendieron su origen político y se convirtieron en el emblema del Día de Muertos. Un símbolo fascinante que expresa una de las tradiciones más arraigadas y maravillosas que tiene México, esa que tiene que ver con conectarse con la muerte a través de la celebración.