Gael García Bernal y Neruda

Agencias
10/03/201711:44:00

La cinta del director chileno Pablo Larraín (Jackie, El Club y No) narra la historia de como el policía Óscar Peluchonneau, interpretado por Gael García Bernal, es comisionado para atrapar al poeta Pablo Neruda.

Esta semana estrena en nuestro país Neruda, película que se presentó hace casi un año en el Festival de Cannes recibiendo excelentes críticas. La cinta del director chileno Pablo Larraín (Jackie, El Club y No) narra la historia de como el policía Óscar Peluchonneau, interpretado por Gael García Bernal, es comisionado para atrapar al poeta Pablo Neruda quién al igual que muchos comunistas en Chile es perseguido por el gobierno del presidente Gabriel González Videla. Obsesionado con Neruda, Peluchonneau se dedica a seguir como sabueso al poeta, hasta perder la noción de la realidad, como si estuviera atrapado en un poema del mismo Neruda.

La película tiene una narrativa muy particular, algo a lo que Larraín ya nos tiene acostumbrados, esta vez muy acorde al estilo poético de Ricardo Eliécer Neftalí Reyes Basoalto mejor conocido como Pablo Neruda. Envolvente pero simple la fotografía cuenta con hermosas escenas en lugares como fiestas y escondites así como en largas cabalgatas en las blancas montañas chilenas. En lo visual la película se disfruta mucho.

El guión es un gran homenaje a la obra de Neruda, algo que se aprecia mientras se desarrolla la historia. ¿Quién persigue a quién? ¿Quién es el actor principal y quién el secundario? Las respuestas llegan y se van no solo en nuestras mentes sino en la de los personajes.

Aunque el título de la película indica que el protagonista es Pablo Neruda, interpretado por Luis Gnecco,  el personaje que se lleva la película es el de Gael, el prefecto Peluchonneau, un personaje que se construye con base a personajes emblemáticos del cine como el inspector Jacques Clouseau – que hiciera famoso el actor Peter Sellers —, Jef Costello, el asesino a sueldo que interpretara el francés Alain Delon en la película El Samourai de Jean-Pierre Melville, entre otros. Su interpretación es más que sorprendente, desde la mejoría en su acento chileno, recordemos que en No, también de Larraín, García Bernal ya había sido exigido en su acento, hasta lograr un personaje que hace de sus apariciones momentos de empatía con los espectadores, contrapuestas con las escenas de Neruda cuya cadencia se vuelve casi hipnotizan.

“Una película Nerudiana” ha sido así descrita la cinta tanto por Gael y Larraín en más de una ocasión y no podría estar más de acuerdo desde la construcción de la historia en la mente del personaje de Pablo Neruda, hasta la manera de envolvernos visualmente en la historia con el mismo realismo que caracterizaba la obra del poeta chileno.

Y aquí, te dejamos el trailer: