Creman a Bernardino; Manuel fue sepultado

Hilario Paredez
15/11/201701:00:42

Mientras que el cuerpo del adolescente decapitado, Bernardino, fue incinerado; Manuel de Jesús, su compañero de destino, fue sepultado en el panteón nuevo situado en la ampliación de la colonia Cocoyol, durante la tarde de este martes. Aunque el tiempo les llevaba ventaja por el avance de la descomposición, el joven Manuel de Jesús García […]

Mientras que el cuerpo del adolescente decapitado, Bernardino, fue incinerado; Manuel de Jesús, su compañero de destino, fue sepultado en el panteón nuevo situado en la ampliación de la colonia Cocoyol, durante la tarde de este martes.
Aunque el tiempo les llevaba ventaja por el avance de la descomposición, el joven Manuel de Jesús García Gutiérrez fue sepultado con solo unas horas de ser velado en el domicilio materno. El cuerpo del adolescente Bernardino Rodríguez Pérez, fue cremado ante lo avanzado de putrefacción.
Ambos fueron hallados decapitados en un potrero y tras el levantamiento y la necropsia de rigor, el Servicio Médico Forense orientó a Aglaya Hernández y Guadalupe Gutiérrez, las madres de familia de Bernardino y de Manuel, respectivamente, a proceder a la pronta sepultura, debido al avanzado grado de descomposición de los cuerpos.
Bernardino, de 15 años de edad, y quien estaba inscrito en la Secundaria Nocturna del plantel de primaria “Lázaro Cárdenas”, provenía del poblado San Isidro Guasivan, hijo de un maestro. Sus familiares aceptaron la propuesta de que el cuerpo se cremara y sus cenizas fueron entregadas en una urna.
“Manuelito”, fue velado en el domicilio materno de la calle Ignacio Allende, en la colonia Lázaro Cárdenas: “él nunca faltaba a la escuela”, pronunció su madre, quien dijo que estaba con mucha fatiga tras buscarlo más de cinco días, ya que ambos jóvenes desaparecieron desde el jueves.
A Manuel de Jesús, lo velaron unas pocas personas y luego de que llegó su hermano desde Cancún procedieron a los rezos y lo trasladaron al panteón nuevo de la ampliación de la colonia Cocoyol, poco después de las tres de la tarde.
La Policía de Investigación de la Fiscalía, ya realiza las investigaciones pertinentes respecto a los cuerpos que con huellas de tortura, les desmembraron las manos, los fueron asfixiando al taparle la respiración con su propia ropa y finalmente los degollaron para luego arrojar las cabezas a unos 150 metros de donde quedaron los cuerpos desnudos uno sobre otro, en un potrero de la ranchería “El Faisán vía”.